Llevamos más de un mes confinados en casa, lo que supone salir a la calle sólo por causas excepcionales, como ir a trabajar o hacer la compra. Este escenario afecta a toda la sociedad, principalmente a colectivos vulnerables como son las personas con adicciones.

En estos momentos, la sustancia que más preocupa es el alcohol. La reclusión en casa puede hacer que se incremente o vuelva el deseo de consumir: la inactividad, el exceso de tiempo en familia o en soledad y, sobre todo, la incertidumbre sobre lo que está pasando.

Algunos mitos frecuentes acerca del alcohol y la COVID-19

MITO: El consumo de bebidas alcohólicas destruye el virus que causa la COVID-19.

  • HECHO: El consumo de bebidas alcohólicas no solo no destruye el virus que causa la COVID-19, sino que probablemente aumenta los riesgos para la salud si la persona contrae el virus. El alcohol (en una concentración de al menos 60% en volumen) actúa como desinfectante en la piel, pero carece de tal efecto dentro del organismo una vez ingerido.

MITO: Si se consumen bebidas alcohólicas de alta graduación es posible matar al virus en el aire inhalado.

  • HECHOEl consumo de bebidas alcohólicas no matará el virus en el aire inhalado; no se desinfectará la boca ni la garganta; ni se obtendrá tampoco protección alguna contra la COVID-19.

MITO: Las bebidas alcohólicas (cerveza, vino, licores de hierbas y otros licores) estimulan la inmunidad y la resistencia frente al virus.

  • HECHO: Las bebidas alcohólicas son nocivas para el sistema inmunitario y no estimulan la inmunidad ni la resistencia frente al virus.

Alcohol: qué hacer y qué no hacer durante la pandemia de la COVID-19

  • Evite todo consumo de bebidas alcohólicas para no debilitar su propia salud y su sistema inmunitario ni poner en riesgo la salud de los demás.
  • Permanezca sobrio con el fin de poder estar atento, actuar rápidamente y tomar decisiones con la mente despejada, ya sea para usted mismo o para sus familiares u otros miembros de la comunidad.
  • Evite que el consumo de bebidas alcohólicas sea un elemento que favorezca el consumo social de tabaco, y viceversa: las personas tienden a fumar más cuando beben alcohol, y el consumo de tabaco se asocia a una progresión más complicada y peligrosa de la COVID-19. Recuerde, además, que fumar en espacios cerrados es nocivo para otros miembros del hogar y debe evitarse.
  • Vigile el tiempo que pasan sus hijos ante una pantalla (incluida la televisión), pues esos medios incorporan abundante publicidad de bebidas alcohólicas; además, difunden también información errónea y peligrosa que puede incitar al inicio temprano y a un mayor consumo de bebidas alcohólicas.
  • No mezcle nunca bebidas alcohólicas y medicamentos, pues su eficacia podría verse reducida, o podría aumentar su potencia hasta un nivel en el que resulten tóxicos y peligrosos.
  • No consuma bebidas alcohólicas si está tomando cualquier medicamente que actúe sobre el sistema nervioso central (p. ej., analgésicos, somníferos, antidepresivos, etc.), pues el alcohol podría interferir en la actividad del hígado y causar insuficiencia hepática u otras complicaciones graves.

Recursos de atención

Las adicciones no desaparecen por el confinamiento, pero las terapias de rehabilitación han sido canceladas para evitar contagios por COVID-19. ¿Cómo podemos ayudar a las personas en tratamiento por alguna dependencia o aún sin diagnosticar?

Desde el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón les recomendamos contactar con los siguientes recursos:

  • Asociación de Alcohólicos Anónimos
    Reuniones telemáticas e información por teléfono
    Contacto 91 341 82 82
  • CAID Majadahonda (Centro de Atención Integral a Drogodependientes de la Comunidad de Madrid)
    Información por teléfono
    Contacto 91 634 94 65