Convivir con las pantallas en cuarentena

Durante los primeros días de la cuarentena provocada por la alerta sanitaria del COVID-19 se estimaba que los niños y niñas estarían expuestos a las pantallas hasta un 50% más a causa del cierre de los colegios y el confinamiento en casa.

La realidad que nos acercan los datos es que la actividad online de los menores españoles ha aumentado un 180%. España no es el único país que ha experimentado este repunte. En todos los territorios vecinos donde se ha impuesto el cierre de los centros escolares ocurre lo mismo: si tienen clases online o deberes necesitan el portátil; hacen videollamadas a los amigos o la familia con el móvil; ven series en la tele o la tablet; si hacen deporte, se conectan a YouTube para seguir las clases de zumba o aerobic; Instagram, WhatsApp, TikTok, contenidos por streaming, las noticias,... Si te paras a hacer cuentas, los adultos estamos en esas cifras también.

Antes de la pandemia las pantallas eran la causa de muchos de los males que aquejaban, sobre todo, a niños, niñas y adolescentes. Pero con la cuarentena se convirtieron en una necesidad para sostener tareas escolares, vínculo con abuelos y amigos, o realizar otras actividades. A pesar de eso, podemos escuchar a padres y madres preocupados por su uso.

A continuación proponemos algunas ideas para que los niños no acaben "empantallados":

1. Que no se aíslen para conectarse a internet

Se aconseja que los niños no se aíslen para conectarse a internet, sino que lo hagan en espacios comunes. Y que una parte del tiempo diario que ellos dedican a navegar por la web, lo hagan acompañados por sus padres, para que estos los guíen hacia contenidos adecuados y positivos.

2. Evitar que lean noticias

La recomendación es que los niños no vean noticias, pues solo se preocuparán más. Son los padres quienes deben explicar al niño lo que sucede y aclarar sus dudas, sin alarmismo. También, llegado el caso, se debe inculcar a los niños que no deben creer todo lo que ven en internet. Es importante educar en el reconocimiento de fuentes fiables y en la búsqueda de la corroboración de información, en tiempos en que la información puede ser falsa.

3. Vigilar los chats

No se trata de invadir la privacidad de los hijos, sino de evitar lo citado en el apartado anterior. Por los servicios de mensajería, como WhatsApp o Telegram, circula mucha información errónea, en forma de "cadenas" de texto, audios, vídeos, etc. En estos casos es importante estar atentos para evitar que el niño lo crea y se asuste, y también que lo siga haciendo circular.

4. Limitar los videojuegos

La cuarentena no debe ser un pretexto para que se rompan los límites habituales. Si en épocas de normalidad el periodo para los videojuegos era de dos horas, pues el consejo es que siga siendo de dos horas.

5. Retirar el móvil mientras estudian

Si los niños deben poder contar con el móvil en clase (presencial) es un debate que divide a los profesores. Unos dicen que el teléfono es una herramienta cotidiana y que, por lo tanto, la escuela no puede ser ajena a ella. Otros, en cambio, sostienen que los dispositivos son un elemento de distracción y, por ello, aseguran que lo mejor es que no cuenten con él. La idea es que durante las horas de trabajo escolar desde casa se retire el móvil a los niños. En cualquier caso, pueden acceder al ordenador o a la tableta.

6. Participar de videoconferencias con familiares y amigos

Hay que estimular a los niños a que participen de charlas con sus familiares y amigos. Es una manera de que, en estos días tan atípicos, los niños sostengan y refuercen sus vínculos, los cuales resultan fundamentales para su bienestar. Hay que tener en cuenta que el confinamiento puede afectar en el campo emocional a los pequeños. Las consecuencias pueden ser ansiedad, estrés y otros síntomas que el niño no comprende del todo y, debido a eso, no sabe cómo expresar. Mantener el contacto con la gente querida ayuda a prevenirlo.

7. Proponer juegos "analógicos", sin pantallas

La importancia de "fomentar lo real versus lo virtual". Y se recomienda que el uso de dispositivos digitales no supere las dos horas diarias. Una de las maneras de dar prioridad a lo "real" es proponer alternativas, como juegos de mesa, acertijos, manualidades con papel, búsqueda del tesoro, etc. Existen muchos juegos sin pantallas para que los niños estén entretenidos durante la cuarentena.

8. Leer y ver series y películas

Si bien las series y películas incluyen una pantalla, se recomienda porque es una actividad que se puede hacer en compañía, si varias personas o toda la familia se sienta frente al televisor a ver lo mismo. Además, no incluye interacción (al menos no de manera física): se pueden ver de manera más relajada, sin tener que participar en el avance de la historia. Con respecto a la lectura, se recomienda que sea con libros en formato papel.

9. Dormir sin móvil

Esto se aconseja a los adultos y es fundamental para los niños. No solo dormir sin el móvil conectado cerca, sino también dejar de usarlo al menos una hora antes de ir a la cama. Distintos estudios han comprobado que exponerse a la luz de la pantalla del teléfono poco antes de acostarse inhibe la secreción de melatonina y puede, en consecuencia, provocar insomnio. Aunque otros estudios son escépticos a este respecto. De todos modos, conviene que el niño no se acueste excitado.

10. Dar el ejemplo

Este último consejo involucra, desde luego, casi todos los anteriores. Si los adultos cumplen con estos preceptos, es decir, si no abusan de los dispositivos digitales, si participen en actividades familiares, si -en definitiva- priorizan lo real por sobre lo virtual, será mucho más sencillo y más probable que los niños hagan lo mismo.

Decálogo para un confinamiento digital saludable en familia con niñas, niños y adolescentes

  1. Planifica las conexiones. Fija horarios límite y tiempo máximo de uso.
  2. Desconecta de forma regular. Establece momentos de desconexión obligada.
  3. Varía los usos. Combina diferentes actividades, cambia de tipo de apps y videojuegos.
  4. Explora posibilidades. Experimenta nuevas opciones, herramientas y procedimientos.
  5. Comparte experiencias. Busca momentos de pantalla  para disfrutar en familia.
  6. Conversa sobre sus intereses. Dialoga sobre qué ocupa vuestra vida digital.
  7. Cuida la salud física. Presta atención a la postura, la visión, la alimentación y el sueño.
  8. Da buen ejemplo. Gana autoridad y liderazgo siendo buen influencer.
  9. Ayúdate de la técnica. Utiliza sistemas para el control parental y el bienestar digital.
  10. Revisa tu plan. Mide los resultados, evalúa las medidas y ajusta tus objetivos.

Fuente: Pantallas Amigas y fundación Mapfre

Enlaces de interés

Recursos

Desde el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón les recomendamos contactar con el siguiente recurso, ante las posibles dificultades que observe en sus hijos con respecto al uso de las nuevas tecnologías:

Servicio de atención en adicciones tecnológicas (Comunidad de Madrid)

Contacto: adiccionestecnologicas@madrid.org              

Teléfono: 91 720 79 16

Servicio de atención Adicciones Tecnológicas