Para garantizar la conciliación de la vida personal, familiar y laboral se apoyará económicamente a las unidades familiares que ejerzan la contratación de una persona física o entidad, destinada al cuidado y atención de los menores durante el verano, con la finalidad de poder mantener una vida sociolaboral y familiar normalizada, ofreciéndose una respuesta idónea de protección universal por parte del Sistema Público de Servicios Sociales.