Queridos vecinos:

Tras este periodo estival, seguramente diferente al de otros años, nos preparamos a afrontar un nuevo curso con nuevos retos y proyectos. Durante estos meses, aún condicionados por esta crisis sanitaria, hemos seguido trabajando para construir el Pozuelo de Alarcón que todos queremos.

Así, hemos avanzado en las diferentes obras e infraestructuras que mejorarán la calidad de vida de quienes aquí vivimos. Nuevas pasarelas peatonales, mejoras en los viales o acondicionamientos en las instalaciones deportivas, son algunas de ellas, y que les contamos en estas páginas.

Por otra parte, también hemos recibido buenas noticias en materia de seguridad. De hecho, según los últimos datos del Ministerio del Interior, la seguridad en la ciudad aumentó, y descendió significativamente la tasa de criminalidad durante el primer semestre del año, y se lo debemos en gran parte a la labor y colaboración entre la Policía Municipal y Nacional.

Y para seguir velando por la seguridad, hemos dotado a los coches patrulla de la Policía Municipal de desfibriladores con los que se mejorarán los tiempos de respuesta ante una parada cardiorrespiratoria y el acceso temprano a la desfibrilación. Con ello, podemos decir que somos una ciudad “cardioprotegida”, pues estos equipos se suman a los que ya disponemos en las tres ambulancias, en el vehículo de intervención rápida y en las diferentes instalaciones municipales.

Nuestra máxima preocupación y ocupación en estos momentos es apoyar al comercio y hostelería de la ciudad, ejes principales de la economía local. Por ello, y para impulsar su actividad económica y ayudarles a paliar los efectos que esta pandemia les haya podido ocasionar, el Ayuntamiento aprobó ayudas directas a empresas y autónomos y vamos a poner en marcha una campaña de apoyo al comercio local y la hostelería. Asimismo, este septiembre se darán ayudas directas para las familias de 100 euros por hijo para material escolar, lo que también supondrá un estímulo para los establecimientos comerciales de Pozuelo.

Por último, no quiero despedir estas líneas sin recordar a Nuestra Señora de la Consolación. Estrenamos septiembre con un sabor agridulce pues es el mes en el que tradicionalmente rendimos honor a nuestra Patrona, con la celebración de nuestras fiestas patronales. Pero este año es diferente, pues esta crisis sanitaria nos llevó a la dura decisión de cancelar estas fiestas para salvaguardar y proteger la salud de todos. Faltarán estos días de música y pasacalles pero se celebrarán actos litúrgicos en su honor, porque Pozuelo de Alarcón no olvida a su Patrona.

No quiero despedirme sin felicitar a la Peña más antigua de la ciudad, Los Mingas, por su 50 cumpleaños. Nada más y nada menos que medio centenar de años llevan alegrando nuestra ciudad durante las fiestas y el resto del año con sus actividades que contribuyen a mantener la cultura y la historia de Pozuelo de Alarcón, vivas.

Un cordial saludo.

Susana Pérez Quislant
Alcaldesa de Pozuelo de Alarcón