Introducción

La prevención de accidentes entre las personas mayores es fundamental para conservar una adecuada salud física y mental, mediante la adquisición de hábitos saludables.

Los factores de riesgo más comunes entre las personas mayores están relacionados con las caídas, que pueden cambiar la vida por sus consecuencias físicas, psicológicas y sociales; por la temperatura extrema (olas de calor y de frío); los accidentes dentro y fuera del domicilio, los incendios, y en definitiva todas aquellas circunstancias que puedan verse afectadas por una posible disminución de la capacidad auditiva, visual y locomotora, o por el padecimiento de enfermedades crónicas o agudas.

Para evitar el riesgo es fundamental conocer los aspectos importantes en cada ámbito de actuación.

Prevención de accidentes en la vía pública

  1. En la calle (aceras, bordillos, escaleras y lugares de difícil acceso): camine despacio, utilice calzado cómodo y seguro. Si precisa acompañante, no salga solo/a. Use bastón ortopédico si se tiene dificultad para caminar y tenga especial cuidado con las aceras resbaladizas por la lluvia, especialmente cuando comienza a llover y con las hojas.
  2. Procure no llevar bolsos colgados del brazo ni adornos que llamen la atención, para evitar una caída por sufrir un «tirón», con intención de robo.
  3. Para evitar atropellos, cruce la calzada respetando los pasos de cebra y semáforos. Tenga en cuenta sus limitaciones en la velocidad de movimiento.
  4. Preste atención a los cruces peatonales y a lo que indican los semáforos y otras señales de tráfico. No se debe cruzar inmediatamente después de que el semáforo se haya puesto en verde para los peatones: espere a que todos los vehículos se hayan detenido. Nunca se debe comenzar a cruzar la calle si el semáforo ya está en color ámbar o intermitentemente verde. 
  5. No cruce nunca por la mitad de la calzada, sino sólo por pasos de peatones o pasos de cebra, para evitar los escalones de las aceras. Si se camina por arcenes o caminos cercanos a carreteras o calles, debe hacerlo siempre por su lado izquierdo para ver venir a los vehículos de frente, sin ocupar nunca la calzada y con un chaleco reflectante o con ropa bien visible. 
  6. No cruce hasta que todos los vehículos se hayan detenido por completo.
  7. Es importante al cruzar, hacerlo tranquilo y seguro. Siempre hay que caminar con cuidado, controlar los movimientos y pensar en lo que está haciendo. Dé pasos firmes y seguros. Si cruza el paso de peatones, debe hacerlo por la zona más alejada de los coches.
  8. Es importante, al realizar paseos por la calle o por la acera, utilizar zapatos o zapatillas deportivas cómodas y seguras, con las que pueda caminar con calma y  que no comprometan su estabilidad.
  9. Trate de seguir los mismos caminos siempre. Cree rutas seguras y hágalas cada día. De esta manera, se pueden conocer los puntos de riesgos y las zonas de seguridad.
  10. No trate de acelerar cuando aparezca el peligro de cambio de color del semáforo o de perder el transporte público. Calcule el tiempo para cruzar y prestar atención a los límites físicos.