Prevención del cáncer de mama

Anatomía de la mama  

La mama es un órgano muy importante en la mujer, que cumple la función fisiológica primordial de la lactancia, así como una función estética no menos importante.
 

  • Envoltura cutánea: Piel de recubrimiento en la que se encuentras las zonas más pigmentadas del pezón y la areola.

    El pezón suele estar hacia afuera, sin ser anormal que esté retraído. La areola la forman fibras musculares y "elevaciones" producidas por las glándulas sebáceas muy desarrolladas.

  • Glándula mamaria: Constituida por varios lóbulos (de 10 a 20), productores de leche materna, y conductos excretores (galactóforos), que desembocan en la base del pezón.
  • Cubierta celulo-adiposa: Tejido graso que da la consistencia y el volumen definitivos de la mama.

 

Enfermedades de la mama  

Existen múltiples procesos que afectan a las mamas, que pueden afectar a cualquiera de los diferentes tejidos que forman la mama: glándulas, grasa, músculos, ganglios y piel. En todos ellos pueden aparecer bultos por diferentes causas.

Los tumores o bultos en las mamas pueden ser benignos o malignos (cancerosos) La mayoría son benignos y entre los mas frecuentes destacan el fibroadenoma y la enfermedad fibroquística de mama ( aparece en más del 60% de las mujeres y los quistes cambian de tamaño en relación con el ciclo menstrual).

Aunque hayamos dicho que la mayoría de los tumores son benignos, es muy importante identificar de forma temprana los que no lo son. Por ello debe acudir al médico el cual evaluará cualquier bulto persistente, duro, creciente inmóvil y que cause deformidad en la piel.

Dentro del grupo de los tumores malignos, existen varios tipos en función del lugar de la mama donde se producen y su extensión. Su gravedad y posibilidad de curación dependerá de si están localizados (carcinoma in situ) o han invadido tejidos próximos, de ahí la importancia de una detección precoz.

 

 

 

 

 

Factores de riesgo  

Los factores que determinan la probabilidad de padecer un cáncer de mama son:

 

  • Sexo: es mucho más frecuente en la mujer, aunque se estima que lo padecen un 1% de varones
  • Edad: de 40 a 60 años, pero puede aparecer en edades menores
  • Antecedentes familiares (en madre, hermanas, tías, sobre todo si se les detectó antes de los 50 años)
  • Primera menstruación temprana o menopausia tardía
  • Primer hijo después de los 30 años
  • Mujeres sin hijos
  • Estrés
  • Radiaciones
  • Dieta rica en grasas

En cualquier caso, si un tumor mamario se detecta cuando es menor de dos centímetros, se puede curar definitivamente en el 90% de los casos. Por eso es importante la autoexploración periódica para detectar precozmente cualquier anomalía.

 

 

 

 

¿Qué es la autoexploración?  

Es muy recomendable realizar la autoexploración una vez al mes a partir de los 18 años y le ayudará a familiarizarse con los cambios que se van produciendo a lo largo de su vida.

Es importante hacerlo cuando ya ha desaparecido la congestión hormonal producida por la regla, una semana después de finalizar ésta, preferentemente en un día determinado. En períodos de embarazo o cuando ya no hay menstruación conviene realizarla cada mes, eligiendo un día fijo que sea fácil de recordar.

Llevar una prótesis de mama no es motivo para no hacer una autoexploración.

Si tiene entre 50 y 64 años, participe en el Programa de detección precoz del cáncer de mama que existe en la Comunidad de Madrid, en el cual, cada dos años, un autobús perfectamente equipado se desplaza, en este caso al municipio de Pozuelo de Alarcón, para realizar mamografías a las mujeres cuya edad está entre 50 y 64 años.

 

 

 

Inspección

Consiste en una sencilla inspección visual de tus senos. Para realizarla sitúese ante un espejo y obsérvelos con atención con los brazos en tres posiciones: (1) Brazos colgando, (2) en la cintura y (3) por encima de la cabeza. Compare ambos pechos, busque alteraciones en su contorno, bultos, durezas, retracción del pezón o la piel, ulceraciones, eczemas o secreción de leche aunque nunca se haya lactado.

 

 

 

 

Exploración: paso 1

 

 

Exploración: paso 2
Exploración: paso 3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Palpación

Debe realizarla tumbada para que sus músculos estén relajados. Coloque una almohada bajo el hombro y apoye la nuca en el mismo antebrazo de la mama que va a examinar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Palpación de la mamaPalpación de la mama

Con las yemas de los tres centrales de la otra mano presione suave pero firmemente trazando al menos tres círculos alrededor del pezón, empezando desde el más alejado y terminando por el más cercano, siempre en el mismo sentido.

 

 

Palpación de la axilaPalpación de la axila

En la misma posición tumbada debe presionar sobre la axila de manera más firme que en el caso anterior, tratando de localizar algún posible bulto.

Palpación del pezón y la areolaPalpación del pezón y la areola

Observa si existe secreción al presionar, entre los dedos pulgar e índice, el pezón; después levante éste junto con la areola para comprobar si existe una buena movilidad adherencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Cuándo consultar al médico?  

Si detecta cualquiera de los siguientes síntomas debe acudir al médico:

 

 

  • Cuando detecte cualquier masa o bulto de nueva aparición
  • Dolor en la mama
  • Cambios en el pezón: Hundimientos o picor intenso, enrojecimiento o descamación
  • Secreción por el pezón (fuera del embarazo o lactancia) " Cambios en el perfil o tamaño de la mama
  • Cambios en la piel: arrugamiento, enrojecimiento

Tras la exploración clínica, el médico puede realizar cualquiera de las siguientes pruebas:

 

 

  • Mamografía: Es la prueba más utiliza y consiste en la realización de una radiografía de la mama
  • Ecografía: Es una técnica complementaria a la anterior, poco molesta y no dolorosa y en ocasiones se realiza cuando la mamografía esta desaconsejada
  • Biopsia: Se realiza cuando es necesario obtener un diagnóstico mas preciso y consiste en la obtención de tejido mamario mediante una punción, para después analizarlo

 

Para prevenir debemos realizar visitas periódicas al médico:

Mujeres entre 20 y 35 años:

  • Autoexamen de senos mensual
  • Examen ginecológico anual

Mujeres entre 35 y 50 años:

  • Autoexamen de senos mensual
  • Examen ginecológico anual
  • Mamografía cada dos años (excepto si tienen antecedentes de cáncer de mama en familiares de primer grado que entonces la mamografía será anual)

Mujeres mayores de 50 años:

  • Autoexamen de senos mensual
  • Examen ginecológico anual
  • Mamografía según protocolo

Recuerde: Con un diagnóstico a tiempo, el cáncer de mama se puede prevenir y curar.

> Salud pública

Organismo

Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón

Plaza Mayor, nº 1, 28223 Madrid, España
91 452 27 00