Elena Diego, "El Ayuntamiento mantiene vivo el recuerdo de mi padre con el Concurso Gerardo Diego"

7020_1171172012124457.gif"Enhiesto surtidor de sombra y sueño, que acongojas el cielo con tu lanza. Chorro que a las estrellas casi alcanza, devanado a sí mismo en loco empeño (…)". Con estos versos del primer cuarteto dedicaba un soneto al Ciprés de Silos el escritor Gerardo Diego, sin saber que uno le acompañaría en su descanso póstumo. A la sombra de este árbol reposa el gran artista en el cementerio municipal de Pozuelo de Alarcón, municipio en el que pasó largas temporadas y en el que se mantiene viva la llama de su recuerdo.
 
En el mes de julio se cumplen 25 años de su fallecimiento pero no de su obra, que sigue sonora en Pozuelo, en Santander, lugar de nacimiento de este miembro de la Generación del 27, en el resto de España y en Francia, país en el que vivió y del que era oriunda su esposa. Objetivo de estudiosos, referente poético para escritores y ejemplo para catedráticos y lingüistas dejan entrever la grandeza artística de este gran polifacético, hombre y admirable padre. Su hija, Elena Diego, vecina de Pozuelo de Alarcón, nos acerca a su padre y a la obra del mismo para recordar al Premio Cervantes (1980) y a un gran escritor que entendió las letras desde distintas disciplinas y supo aunarlas para crear poesía.

Sus hermanos y su madre delegaron en usted para que la obra de su padre siga viva...

Si, pero me turno con mi hermana. Aunque lo importante es que el recuerdo de mi padre siga vivo porque tenía una gran fe en la poesía y una entrega a unos ideales literarios, religiosos y artísticos plena.

¡Su padre era un gran polifacético!
Un gran artista. Poeta, crítico literario, profesor, músico... Mi padre ahondó en todas las facetas del arte cantando también a la pintura, a la danza, al toreo. Su gran espiritualidad da sentido y unidad a esa aparente dispersión.

¿Qué frases mantiene vivas de su padre y que incluso pueda transmitir a sus nietos?

Quizás un verso de sus primeros poemas que puede servir de guía y que decía: la vida es un único verso interminable. Nadie llegó a su fin. Nadie sabe que el cielo es un jardín. Esta visión de la vida con un horizonte más allá de ella es para mí el resumen de lo que puede ser la personalidad de mi padre.

Se cumplen 25 años de su muerte...

Mi padre, de gran sencillez humana, no deseaba tras su muerte grandes homenajes póstumos. Quería estar enterrado en su sitio tranquilo, humilde y en familia. Por eso pensamos enterrarlo en Pozuelo, en donde, a pesar de no haber vivido, ha pasado largas temporadas. Y sobre todo porque tenemos un cementerio acogedor, en donde no hay problemas para acudir.

¿El Ayuntamiento les ayuda a mantener vivo el recuerdo de su padre?

Sí, mucho. En 1996 se cumplió el centenario del nacimiento de mi padre y el Ayuntamiento de Pozuelo nos prestó, en aquel momento, una ayuda imprescindible. Se creó la Asociación Gerardo Diego y desde ella coordinamos la celebración del centenario en toda España. Y sobre todo, mantiene la celebración del Concurso Gerardo Diego, que ha crecido en participación y es fenomenal porque crea afición y sensibilidad a la poesía, a la pintura... al arte. Cada edición del Concurso Gerardo Diego me sigue emocionando y me hace feliz.

> Tu Ayuntamiento

Organismo

Gabinete de Prensa y Comunicación

Plaza Mayor, nº 1, 2ª Planta, Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón, 28223 Madrid España
91 452 27 00